Relata Manu Leguineche en su libro ‘La Tribu’ de 1980 una conversación entre dos periodistas sobre los males que asolan a la profesión. Javi Barrera (@juanlarzabal) decidió abrir así su taller en la pasada edición del Nonick. Han pasado treinta años y la cosa sigue igual, porque ese texto lo puedes trasladar a hoy en día y se cuenta lo mismo que hace tres décadas, que ya es decir. Por eso mismo, al leer esta noticia en el suplemento V de los periódicos del grupo Vocento, muchos periodistas nos hemos enamorado de esta historia, pues es algo que nos apasiona.

Resulta, y es curioso, que en 1911 se editó un periódico en un pueblecito francés llamado Montbéliard, y cien años después se ha sacado el segundo número, fiel a su idea inicial de sacar uno cada siglo, el primer periódico de periodicidad centenaria. Su nombre es ‘Le Quinson’, con la coletilla ‘de Montbéliard’, la única innovación, junto al color, en la cabecera del rotativo. La historia es que unos alumnos del instituto del pueblo lanzaron el periódico para celebrar el centenario del colegio y, hace pocos años, un funcionario local encontró un ejemplar y decidió, tal como pedía en primer número, que alguien hiciera otro en 2011, cien años después. Y así ha sido. Lo mejor de todo es que esperan que para 2111 lancen el tercer número del periódico, que este año ha tenido una tirada de 20.000, sumados a la primera de 3.000, hacen un total de 11.500 ejemplares de media cada siglo, no está mal, teniendo en cuenta que el pueblo tiene 140 habitantes.

 

Imagen de http://periodismoalpilpil.blogspot.com

 

Este me parece un buen ejemplo de historia simpática y bien contada en un periódico. Es corta y engancha de principio a fin, ¿para qué pedir más? Tengo que añadir que el suplemento V de ayer me pareció excepcionalmente interesante, para mi gusto, y leí, encantado, todos y cada uno de los reportajes, cuando normalmente me fijo en el principal. Después de leer esto, ¿llegará a haber algún blog que tarde un siglo en publicarse?