From http://creativemelancholic.wordpress.com/

Vuelvo con una lista, que son fáciles de hacer, divertidas de leer y suelen dar un buen número de visitas y, lo que es más importante, la gente lo lee. Esta vez voy a volver aunar, aunque esté muy visto, el periodismo con la red social que más uso, el Twitter. Y sin más que añadir, vamos con ello.

  • Encontrar historias. Twitter es una magnífica fuente de inspiración. Las historias vuelan en cada tuit y no solo los enlaces. Comentarios de la gente, malinterpretaciones de tuits, escándalos sonados, cada día hay más temas que surgen en Twitter o al menos que tienen que ver con la plataforma de microblogging. Saber a quién seguir, escuchar detenidamente y preguntar cuando sea necesario, vamos, lo básico para ser periodista, es algo que funciona muy bien. Echa un vistazo a las noticias en la tele o a los periódicos del día, cada dos por tres aparecen noticias relacionadas con Twitter, por algo será.
  • Encontrar fuentes documentales. De manera estimada, no es nada exacto, pero cada quince minutos en Twitter, alguien que sigo hace alguna pregunta y, generalmente, recibe respuesta. Algunas preguntas van dirigidas a personas concretas, otras se sueltan al aire. Yo mismo, el pasado sábado, dejé en manos de mis seguidores el menú que iba a comer, que quieras que no, es una pregunta. Obtuve unas cuantas respuestas y al final decidimos según las ganas de cada uno, pero se tuvieron en cuenta las sugerencias. Con esto solo quiero ilustrar que si buscas algún documento, puedes encontrar la respuesta en un tuit.
  • Encontrar expertos, fuentes personales. Si una persona relata su ‘bio’ tal y como se espera, es decir, comentando pormenorizadamente a lo que se dedica, puedes contactar con él para cualquier duda. Por ejemplo, si vas a hacer un reportaje sobre el cambio climático, puedes buscar ambientólogos en Twitter y te puedes topar con Txema Campillo (@txemacg). Si te interesa el trabajo de un gabinete de comunicación político, puedes recurrir a Juanjo Ibáñez (@Bomarzo) o a Alfonso Alcántara (@yoriento) o si las dudas son sobre Twitter, nadie mejor que el inefable Iván (@twittboy) para ello. En cambio si te fijas en el bueno de Pepón (@kurioso) no sabes a qué se dedica, aunque tiene mucha razón en lo que dice. Si sabes buscar, puedes encontrar expertos en casi todas las materias y, en casi todos los casos, están dispuestos a colaborar contigo.
  • Encontrar trabajo. ¿Por qué no? Las redes sociales son el mejor escaparate para mostrar lo que eres, lo que haces y a qué te dedicas. Si tienes un blog enlazado en tu perfil de Twitter, puede que alguien entre en él, le guste lo que vea y acabe proponiéndote algo. No sería la primera vez, ni será la última, en la que alguien consigue trabajo gracias a esto. No está de más cuidar esos detalles.
  • Seguir eventos. Eventos o cualquier otra cosa. Hoy día casi siempre hay un tuitero comentando algo que está sucediendo. Desde eventos 2.o como el Nonick, hasta la captura de Bin Laden. Y si encima lo puedes ver por streaming, pues mucho mejor. Ahora mismo, gracias a Twitter, puedes estar en cualquier lugar del mundo, incluso en varios puntos a la vez, desde el banco del parque.
  • Refuerza la capacidad de síntesis. ¿Cómo meter todo lo que quieres decir en tan solo 140 caracteres? Fácil, sintetiza, resume, abrevia. Si para cortar tres caracteres puedes hacer malabarismos, ¿por qué no hacerlo? A la larga acabas desarrollando esa faceta periodística de ‘hablar en titulares’, contar lo interesante y enlazar el resto, no sé si me entendéis. Los periódicos se leen en titulares, en radio y televisión, los avances de las noticias interesan casi mas que la propia profundización en ellas, por lo que se ve claro parte del éxito de Twitter. La brevedad del tuit, cuanto más interesante sea, mejor. Es cuestión de desarrollar eso, es más sencillo escribir reportajes de cincuenta mil caracteres que uno de dos mil quinientos, pero ahí está el reto.
  • Difundir tu historia. El taller de Javi Barrera (@juanlarzabal) en el Nonick iba sobre eso, al menos lo que yo entendí. Puedes tener la mejor historia del mundo, puede ser el texto mejor escrito de la década, pero poco va a importar si nadie lo lee. La difusión es importante y las redes sociales en general ayudan a ello. Gracias a la Red ya no hay fronteras físicas, tu noticia puede viajar por todo el globo y llegar a todas partes, al menos en teoría. Es una buena oportunidad para mostrar al mundo lo que sabes y de lo que eres capaz.
  • Crear comunidad. Hacer agenda, por decirlo de otra manera. Lo he dicho antes, en el punto dedicado a las fuentes, pero lo interesante de las redes es la interacción entre los factores. Tener una buena relación con las fuentes es importante, cuanto mejor estén contigo más te van a contar y más van a confiar en ti. Realmente esto puede sonar muy egoísta, pero es todo lo contrario, creas comunidad, estableces vínculos amistosos con el otras personas y, adicionalmente, puedes usar sus conocimientos para alimentar tus reportajes.
  • Contrastar noticias. Creo que a partir de hoy dejen de publicarse falsas noticias como auténticas, ya sea por las prisas de ser el primero o por una mala contrastación de las fuentes. El caso es que gracias a Twitter puedes averiguar si ese rumor que está volando por la Red es verdad o mentira, muchos implicados directos o allegados a esas personas están en Twitter, solo tienes que conseguir dar con ellos y que hablen, es complicado, pero oye, el periodista eres tú, tienes que ganarte las lentejas.
  • Aprender de los mejores. Se está poniendo de moda entre las redacciones sugerir a sus trabajadores que usen Twitter, por lo que es una manera muy rápida y cómoda de llegar a los periodistas. Creo, y la experiencia me lo confirma, que lo mejor es aprender de los mejores, de los que más saben (o retuitean a estos, ya sea en la Red o frente a unas cañas). Y aquí hay ejemplos a cascoporro: @Olatz76, @jonjrivas, @imarkinez, @larronte, @jesusmargon, @jordipc@raulmasa, @anagv, @fjmartinf o @ainhoail.

¿Qué os parece? ¿Se os ocurre alguno más? Para todo eso están los comentarios. Un saludo.