Esta gran frase, pronunciada en un principio por Décimo Juvio Juvenal en Sátira VI e inmortalizada tiempo después por Dave Gibbons, seguramente por una idea de Alan Moore, en la, probablemente, mejor novela gráfica de la Historia, que es Watchmen. Y esa es una pregunta que persigue a prácticamente todas las sociedades semi-libres que han existido, quién va a vigilar lo que hagan los que nos vigilan.

http://chrisschnurr.wordpress.com/2009/08/07/who-watches-the-watchmen/

Y mientras esas elucubraciones recorren mi cortex cerebral, en el mundo suceden otras cosas, y en España, aún peores. Si queréis documentaros, a la vez que imbuiros en una opinión personal, visitad el post de @pixelillo al respecto, que todo hay que decir, ha dado idea a esta entrada.  Poniendo en antecedentes al lector, resulta que en España, un grupo de extrema derecha, que se hace llamar “Manos Limpias”, en este caso sindicato, ha denunciado al juez Baltasar Garzón de un delito de prevaricación, probablemente uno de los peores para un cargo público. De hecho es, según creo, uno de los tres motivos por los que se le puede hacer una moción de censura al todopoderoso Presidente de los Estados Unidos de América, junto con la traición (el otro no lo recuerdo).

El problema es que en este santo país todo se hace mal. No debería de ser un grupo de extremistas fascistoides los que obliguen a investigar al juez Garzón, pero si debería de haber una investigación. Baltasar Garzón ha podido cometer un acto de prevaricación, eso está en manos de la justicia, y si es así debería de ser investigado, el problema es que por una parte, la acusación no tiene fundamento, son los iluminados de este país, los únicos que ven los problemas y por otro hay muchas envidias y rencillas personales de por medio. Estoy a favor de una investigación, pero no del modo en que se está realizando esta. Todos los cargos públicos, en el ejercicio de sus funciones, deberían de ser investigados (incluso los investigadores) y apartados de su cargo en caso de ser declarados culpables. Y cuando digo todos, son todos; desde el Presidente del Gobierno, el Rey o un funcionario administrativo del Ayuntamiento, todos deberían de ser investigados de acuerdo a sus competencias.

Imagen del Flickr de sagabardon (CC).

El sistema de investigaciones serviría para limpiar y mantener “cuerdo” el sistema democrático. Sí, sé lo que pensaréis llegados a este momento, pero sé que es una puñetera utopía, nadie en su sano juicio la llevaría a cabo, pero bueno, este es mi blog, yo me expreso y me autoinvestigo :D. Por eso me parece bien que se investigue a Garzón, en lo que no estoy de acuerdo es en los modos y por encima de ello, en los supuestos egos de otros jueces que por envidia quieren verlo en el banquillo de los acusados. Baltasar Garzón es, según creo, un tremendo demócrata y patriota, que en toda su carrera, únicamente ha buscado la “verdad“, y lo entrecomillo porque no hay una única verdad. Aunque suene muy de izquierdas, su trabajo , cuya motivación desconozco, lo ha llevado de manera implacable, y todos deberíamos sentirnos orgullosos de tener a ese hombre en un cargo público.

Así que nada, seguiré adelante en mi cruzada de vigilador de vigilantes y esperemos que si Garzón es declarado culpable, haya suficientes pruebas como para que no quede ni la más mínima duda, si no, únicamente seremos testigo de otro lamentable episodio en la historia negra de España.