Sé que últimamente estoy bastante politicista y un pelín idealista, pero oye, al menos mantengo actualizado esto, que es lo que importa, artículos de dudosa calidad a menudo para que penséis en algo más que vuestras preocupaciones diarias. El asunto que hoy nos ocupa es más semántico que real, pero aún así no deja de llamarme la atención y por eso quiero reseñarlo. Es básicamente el título del post, por qué dirán centro cuando quieren decir derecha, y evidentemente me refiero a la política.

En la arena política, según la Real Academia de la Lengua Española (RAE), centro significa: “Tendencia o agrupación política cuya ideología es intermedia entre la derecha y la izquierda“. Y si la academia dice eso, lo será, no soy quién (todavía ;)) para cuestionar ese principio. Lo que pretendo con este post es dar mi idea de lo que debería de ser el centro político, pero antes un poco de queja. En este país, ser abiertamente de derechas es decir, a pecho descubierto, que eres facha o al menos es lo que piensa la mayoría de la gente, por eso se utiliza la expresión centro-derecha centro a secas para referirse a un pensamiento ideológico-político conservador. También está mal visto el ser de derechas, te hace pasar por una persona intransigente y retrógrada, aún sin serlo. El centro no hace más que maquillar esa tendencia.

En todas formaciones existen extremos. Están los que se acercan más a un lado o al otro, pero no por albergar a un tipo de personas menos radicales se debe de decir que es un partido de centro. Quiero decir con esto, que dentro del Partido Popular habrá gente más de derechas y menos, pero ello no implica que sea un partido de centro, y lo mismo con el Partido Socialista, con la cantidad de diputados que acumulan ambas formaciones, lo normal es que haya gente de todo un amplio espectro político.

Y aquí va el quid del post. El centro, debería de ser una formación que coja lo que más le convenga en cada momento, tendría que tener una ideología beneficiosa para los ciudadanos a los que sirve. Si un plan económico es mejor para cierta coyuntura puntual, ¿qué más da que sea históricamente conservador? Si con el aborto se consiguen salvar vidas, ¿qué más da que sea un punto fundamental en los partidos de izquierdas? El buen político tendría que ser centrista, mirar por los intereses comunes de la población y actuar en consecuencia. Evidentemente debe de tener un pensamiento propio, porque si no, no podría llevar a cabo nada, pero no estar sujeto a fuertes convicciones ideológicas de partido (izquierda o derecha) dejaría más libertad para llevar el timón del país, o al menos intentarlo.

Como he dicho al empezar es un pensamiento idealista, pero oye, ¿y si funciona?, puede que el país fuese mejor. O puede que no, creo que nunca llegaremos a saberlo, porque este país, siempre ha sido de extremos y dualismos Barça o Madrid, PSOE o PP, Coca Cola o Pepsi, McDonald o Burger King… (dejando a un lado las formaciones nacionalistas y la minoría de IU). Creo que así va el país, agarrándonos a un plan económico que no funciona por no decir, oye, que lo que dicen ellos también tiene sentido, probémoslo. Creo que el centrismo es, al fin y al cabo, saber escuchar y poner en práctica ideas que vengan de todos los lados de la calle.

Imagen de Eneko, dibujante del diario 20 Minutos (CC).