El madrugón, dícese el haber dormido sólo dos horas, mereció la pena. El día empezó mal, no había nadie despierto y por tanto no había café recién hecho, como tenía prisa tomé el que quedaba, me duché y me di cuenta de que llegaba tarde, salí de casa, compré y me hice un bocadillo e (mejor dicho dos) en la panadería, la única abierta de todo el pueblo y casualidad me pillaba de camino. Al metro le dió por ser más lento que el R28 de Alonso, se paró a la salida de Algorta, se quedó 5 minutos en las estaciones de Leioa y Lamiako. Luego tuvimos que ir desde San Nicolás (estación de Casco Viejo) hasta Atxuri, pasando por delante del Conjunto Vacío y cerca del Enigma, tocó correr porque creíamos que llegábamos tarde y al final sobraban 15 minutos.

El resto fue increible, un gran día, un gran campeonato. 
<- Mundaka y su famosa ola izquierda
No voy a decir más, dejaré que lo haga Nagore, a partir de este martes (gran estreno),  en su blog para clase Wave-trip. Gran día
Yesterday was legendary