Ante todo felicitar las fiestas a todos los lectores de este blog y desearles lo mejor para el año entrante.

Hace un rato he vuelto de pasear al perro y me he dado cuenta que una de las fechas más felices del año, el 25 de diciembre, es de las más tristes para el paseantes. He salido con el perro y a pesar de los 8.5º centígrados que hacía en la calle no invitan mucho al paseo (Dios bendiga el calor que da el mar) he contado solo 3 personas en la calle. Y es que el día de Navidad no es un día muy alegre en la calle. Por las mañanas si que hay gente paseando por la calle, yendo de casa a casa para comer o coger los regalos, pero lo que se dice alegre no lo es. La mayoría de bares y comercios están cerrados, es peor que los domingos.

Esto se contrapone con lo de ayer, no sé si en otras ciudades, al menos creo que en Barcelona no, pero ayer las calles de Algorta estaban abarrotadas, los bares llenos de gente y la gente bebiendo para celebrar la Nochebuena. En esa fecha, la de ayer, los bares están abiertos hasta más o menos las 10, hora en que la gente se va yendo a casa a celebrar con la familia. Es un día especial, y aquí con una cultura de beber y de bares tan marcada, la gente se hecha a la calle para celebrar la nochebuena.

Y bueno, nada más, un saludo a todos y ¡¡FELIZ NAVIDAD!!